Biografias.NET

Biografía de Jean Jacques Rousseau

Rousseau fue un filósofo suizo, uno de los pensadores más brillantes de la historia, protagonista excluyente del movimiento de la Ilustración, que reivindicó a la razón como recurso contra la ignorancia y el progreso. Su ideario innovador y progresista dejó una huella imborrable en campos como la política, la educación y la filosofía. Referente del Realismo Pedagógico: el contacto directo, sin mediación, con la naturaleza, provee al hombre los conocimientos. El sujeto construye su propia educación. Su obra el Contrato Social fue la musa inspiradora de los revolucionarios franceses. Fue un exquisito compositor musical de óperas. Ilustración de Fogbird.

28/06/1712

Nació en Ginebra, Suiza, en el seno de una familia protestante.

Ni bien nació se enfrentó a la tragedia de perder a su madre, que murió pocos días después de darlo a luz; los primeros años de su vida los pasó junto a su padre, de oficio relojero, y con sus tíos paternos, que le brindaron afecto, educación y lo acercaron a la lectura de los clásicos de la historia.

1725

Su primer trabajo fue como aprendiz de grabador.

1728

Dejó su ciudad natal, y por algún tiempo llevó una vida bastante errante y marginal.

Se instaló en Saboya, donde lo ayudó un sacerdote.

Tiempo después, se asentó en Francia, en la comuna de Annecy, donde conoció a Madame de Warens, una mujer de gran ilustración, sin hijos, que le llevaba más de una década, y que se convirtió, primero, en su benefactora, y luego en su amante.

Este vínculo le permitió dedicarse a la música, y establecer contactos que le permitieron mejorar su posición laboral y social.

1742

Se fue a vivir a París y se desempeñó como copista, secretario político y docente.

Formó pareja con una modista analfabeta con la que tuvo 5 hijos. Cada uno de ellos fueron entregados a un hospicio.

Según confesó en sus obras, tomó dicha decisión para salvarlos de la ignorancia imperante en la familia de su mujer.

Tomó contacto con importantes intelectuales de su tiempo, como Diderot, autor de la Enciclopedia, con quien además entabló una entrañable amistad.

Fue el autor de algunos artículos sobre música, publicados en la Enciclopedia.

El resto de su vida la dedicó a la escritura y a la música, campos en los que logró enorme reconocimiento.

1750

Recibió el premio de la Academia de Dijon por un discurso que brindó sobre ciencias y artes.

Como fiel exponente de la Ilustración, impregnó su obra de los ideales que se sostuvieron en esta época: la fe en el progreso, la tolerancia, la búsqueda de la felicidad, la supremacía de la razón, la prioridad de los sentidos como fuente de conocimiento y aprendizaje, el cultivo de la libertad, y el rechazo a la tiranía, enmarcada en un sistema político, como la monarquía absolutista, que no hacía más que socavar cualquier ánimo o esperanza de progreso, especialmente el de las clases más bajas.

Todos sus trabajos dieron cuenta de ello, e incluso, dejó un legado que motivó uno de los movimientos más relevantes de la historia política moderna: la Revolución Francesa.

Otra novedad fundamental es que se le dará absoluta centralidad al niño, a la infancia en la educación, se admitió que el niño vive en un mundo propio, que es necesario comprender.

1761

Editó la novela epistolar Julia, en la cual expuso el intercambio pasional entre dos amantes y en la que también dio rienda suelta a su notable calidad de filósofo, ahondando en los valores morales contradictorios, y por supuesto en los sentimientos humanos.

1762

Publicó El Contrato Social, una de sus obras más populares y aclamadas. Abordó los temas políticos que más lo preocupaban: la necesidad de libertad y de igualdad entre los hombres bajo la tutela del estado y enmarcado en las disposiciones de un contrato social, que establezca un acuerdo entre los miembros del estado y éste, con sus respectivos derechos y obligaciones.

Del mismo año fue su trabajo Emilio, una novela pedagógica que abordó, en cinco libros, su visión sobre la educación. Comprendió las etapas educativas del hombre y la responsabilidad de la naturaleza en dicha formación, siendo ella el origen de todos los conocimientos.

En esta fantástica e innovadora novela sobre la educación, Rousseau, sostuvo que nacemos débiles, estúpidos y desprovistos de todo; demandamos fuerza, juicio y protección.

Todo aquello que no tenemos al nacer, y que claramente necesitamos para la vida, nos lo da la educación.

La verdadera educación la provee la naturaleza, el contacto estrecho con ella, a través de los sentidos y de la observación directa. El docente ejerce un rol de guía o conductor. Rechaza la educación enciclopedista y todo lo que tenga que ver con el aprendizaje memorístico. Los contenidos deben revestir utilidad y basarse en la realidad y la práctica. El conocimiento es construido por el sujeto.

1766

No escapó de las polémicas que generaron sus posiciones, que contrariaron ideas y valores muy arraigados de su tiempo: el rechazo a la existencia del pecado original, entre otras, y que le valió un gran enfrentamiento con la iglesia.

Por otro lado, fue célebre la rivalidad que mantuvo con su colega Voltaire.

Fue perseguido y pasó algún tiempo en Inglaterra, con su colega David Hume, quien lo acogió en su casa.

1771

Publicó Confesiones, una obra en la cual abrió su corazón, dio cuenta de todos sus proyectos, y también de sus grandes contradicciones, en primera persona.

02/07/1778

Falleció en Ermenonville, en Francia, a los 66 años, de un paro cardiorrespiratorio.

Fue enterrado en el panteón de París y goza del tratamiento de un héroe nacional.

Autor: Redacción Biografias.NET.


> Historia - Siguiente >>

Escriba un comentario

Haga un aporte, crítica o pensamiento. Moderamos todos los comentarios, y su email no se comparte ni publica, como debe ser.